Programación septiembre 2015 a febrero 2016

- Jornada de Debate "El franquismo cuarenta años después: justicia transnacional, archivos y narrativas". 18 de noviembre

Se cumplen ahora cuarenta años de la muerte de Francisco Franco, el 20 de noviembre de 1975. La fecha es una especie de marca simbólica entre dos periodos clave de la historia reciente en España: la dictadura franquista y la transición política. Dos periodos de un pasado que, como a menudo se dice, no quiere pasar. Porque en la medida en que más allá de la investigación y la controversia académicas, permanecen incrustados en el debate político y social. Los organizadores de esta jornada no hemos querido dejar pasar la ocasión y hemos preparado un encuentro que sirva de reflexión y debate. Obviamente, los procesos históricos se hallan tejidos de múltiples aspectos. Nosotros hemos tomado en consideración tres cuestiones que han adquirido de manera reciente una gran relevancia, tanto en el debate público como en el académico. Se trata de la aplicación de la llamada Justicia Transicional en relación a los crímenes de lesa humanidad de la dictadura, el acceso a los archivos como mecanismo para conocer la verdad de nuestro pasado y, finalmente, la discusión en torno a las narrativas hegemónicas y contra-hegemónicas de la transición política

Cartel

Para más información, pulse aquí

- Ciclo de conferencias "Política cultural de la Segunda República Española". 24 de noviembre al 17 de diciembre

Este ciclo pretende estudiar los fundamentos de la política cultural desarrollada durante la Segunda República Española, atendiendo a sus distintos ámbitos: el arte, la música, el teatro, la educación y la ciencia. Para ello, a través de conferencias y mesas redondas, reconocidos especialistas presentarán los hitos y los protagonistas más destacados de las medidas que se llevaron a cabo entre 1931 y 1936.

Junto a novedades como la incorporación de la mujer a la vida democrática, en el terreno científico, la República impulsó un programa de política científica renovadora y modernizadora, iniciada en 1907 con la creación de la Junta para Ampliación de Estudios (JAE), de inspiración institucionista. El objetivo fue superar la distancia que separaban al mundo académico y universitario español con respecto a su entorno europeo. Para ello se dio continuidad y se consolidaron iniciativas procedentes de las décadas anteriores, como la propia JAE o la construcción de la Ciudad Universitaria de Madrid, pero también se pusieron en marcha instrumentos de política científica nueva como la Junta de Relaciones Exteriores o la Fundación Nacional para Investigaciones Científicas y Ensayos de Reformas.

En el ámbito de las artes, el rescate de un hito aislado como había sido la constitución de la Sociedad de Artistas Ibéricos en 1925 permitió la proyección del arte español moderno y vanguardista en distintas exposiciones a nivel nacional e internacional en los primeros años treinta. Igualmente, la Dirección General de Bellas Artes, con Ricardo de Orueta al frente, promulgó la Ley del Tesoro Artístico en 1933, la más importante para la protección del patrimonio español y en vigor hasta 1985. También, a lo largo de estos años, surgieron la Junta Nacional de Música y Teatros Líricos, los teatros nacionales y diversas compañías de voluntad renovadora. Paralelamente, en busca de la democratización de la cultura, durante el periodo republicano se fundaron organizaciones como las Misiones Pedagógicas y el teatro universitario La Barraca, que acercaron a las áreas rurales las propuestas de intelectuales y artistas comprometidos con la paliación del analfabetismo.

Desafortunadamente, todas estas empresas y sus planes de ampliación y consolidación quedaron truncados con la sublevación fascista del 18 de julio de 1936 y el inicio de una guerra que provocaría la muerte, el exilio y la represión de la mayor parte de los intelectuales y artistas involucrados en estas renovadoras iniciativas.

Cartel

Para más información, pulse aquí